María José Alaminos | Entrenar la capacidad de observación para superar una entrevista de selección.
16063
post-template-default,single,single-post,postid-16063,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Entrenar la capacidad de observación para superar una entrevista de selección.

Entrenar la capacidad de observación para superar una entrevista de selección.

Observar la conducta y las reacciones que el seleccionador puede tener es muy útil para ti como candidato ya que puede indicarte los aspectos que debes potenciar o cuidar durante tu entrevista, por ejemplo. Es habitual de forma natural observar la conducta de los demás y a partir de ahí extraer conclusiones: “parecía cansado”, “no estaba de acuerdo con lo que estaba diciendo”, “le caigo bien”, etc. Esto es algo natural pero a veces puede conducirnos a errores en la extracción de esas conclusiones.

Para cerciorarse de que las conclusiones que obtienes sobre la conducta del otro son verdaderas, en primer lugar, simplemente recoge los datos y hechos objetivos que percibes, no evalúes. En segundo lugar, extrae tus conclusiones pero busca verificar con otros datos y hechos que las conclusiones que has obtenido son efectivamente ciertas. ¿Cómo puedes averiguarlo? Preguntando directamente a la persona en cuestión, pero también contrastando tus propias observaciones con otras evidencias que las confirmen.

• ¿Te considera buen observador? ¿Por qué?
• ¿Cómo podrías mejorar tu capacidad de observación?

Te propongo realizar unos pequeños ejercicios que te ayudarán a trabajar sobre actitudes positivas o negativas en el otro y  para habituarse a observar:

• Necesitas la colaboración de otra persona para realizar el siguiente ejercicio. No necesitas tener un nivel profundo de amistad o de conocimiento. Pídele que se siete en una silla y piense en una persona que le caiga bien, por la que sienta aprecio. Mientras lo hace, observa su postura y cualquier aspecto que haya provocado un cambio físico, si esboza una sonrisa, si su expresión corporal se relaja, hacia dónde miran sus ojos, si realiza algún gesto en particular, etc.
• Luego pídele que piense en una persona por la que no sienta aprecio, que no le caiga bien y observa los mismos elementos buscando las diferencias de cuando piensa en una persona que le agrada a cuando piensa en una persona que le desagrada.
• Cuando haya realizado esta parte, pídele a la persona que te está ayudando a realizar el ejercicio que sin que le digas nada piense en uno o en otro y trata de adivinar en quién está pensando.
• Realiza el ejercicio tantas veces como sea necesario para coger destreza así como con el mayor número diferente de personas con las que puedas entrenar. Verás que poco a poco tu índice de errores decrece.
• Observa y escucha a una persona a la que veas con frecuencia ya que necesita realizar este ejercicio durante diferentes situaciones. Fíjate en diferentes momentos en ella y en los diferentes estados de ánimo por los que vaya pasando. Observa su lenguaje corporal y su voz. Su tono de voz podrá también ayudarte a percibir el estado emocional del otro.
• Prueba a ver una película quitando el sonido e intenta captar qué está pasando y las emociones que sienten los actores y las relaciones que se han creado entre ellos en base al guión. Pon el sonido aproximadamente cada 10 minutos para comprobar que tu percepción es correcta.

Hacer estos ejercicios te ayudará a desarrollar tu capacidad de observación. Al mejorar tu comprensión respecto a los demás, es más probable que descubras cómo actuar en diferentes situaciones para obtener el mejor rendimiento, no olvides que debes controlar el máximo número de aspectos a la hora de buscar con éxito un empleo, y este es uno de ellos.

 

No Comments

Post A Comment